Febrero2013

Por @Wicho — 28 de Febrero de 2013

¿Sabéis aquello de que el médico te dice que hagas lo que dice y no lo que él hace? Pues lo mismo le pasa al tipo este su tutorial acerca de las descargas electrostáticas, en el que lo hace todo al revés, incluida la descarga de 25.000 voltios en la punta de su índice izquierdo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 28 de Febrero de 2013

Todavía algo verde como prototipo, requiere guiñar mucho el ojo para enfocar

Appleeyes1-720X540

Lo descubrieron en F.A.T., esa cuna del arte y el saber tecnológicos

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 28 de Febrero de 2013

La vida parecería más un tebeo de Mortadelo y sus disfraces que otra cosa:

Las conversaciones serían más lentas, pero seguramente algo más divertidas

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 26 de Febrero de 2013

Grabada con cámaras en primera persona, tiene un punto original pocas veces visto:

Además los sables, sonidos y chispas les quedaron muy resultones, un +1

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 24 de Febrero de 2013

Sucedió en Mar del Plata (Argentina): un hombre que apreciaba más su automóvil que su propia vida y se sube al techo para evitar que los «pedruscos» de granizo lo abollen con sus impactos. Altamente WTF y en cierto modo indescriptible; lo mejor es verlo:

Aparte de lo cuestionable de la actitud premio-darwiniana (un impacto en la cabeza podría dañarte o incluso causar la muerte), técnicamente su estrategia es lamentable: suponiendo que las bolas de granizo caigan aleatoriamente, es indiferente que mueva los brazos o los deje quietos, puesto que bien podría evitar que impactaran donde los acaba de poner, bien podrían caer en los huecos que acaba de dejar, así que el resultado es el mismo se mueva o esté parado. Tan solo es buena idea intentar aumentar la superficie que cubre, pero en la posición en que está, ya no puede estirarse más. Por no hablar de que aunque salve el techo del coche se está dejando el resto del coche sin proteger: capó, parte trasera, cristales, laterales… Quizá hubiera sido más inteligente otra estrategia como correr a por unos cartones, cajas, o incluso el colchón de su cama para ponerlos encima de su precisado tesoro.

(¡Gracias Pablo por el enlace!)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear