Por Nacho Palou — 29 de Junio de 2016

Realmente no sé qué da más grima: si un robot que por algún motivo imita los movimientos y el aspecto de un recuén nacido, o que todavía a estas alturas de la película se compartan vídeos con resolución tan baja como 360 líneas y con píxeles del tamaño de un... recién nacido.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear