Agosto2019

Por @Alvy — 24 de Agosto de 2019

Vaqueros y lágrimas (Blue Jeans and Bloddy Tears) es un esperpéntico engendro creado mezclando música y letras con un algoritmo de ¿inteligencia artificial? a partir de los datos de más de 100 canciones. El «videoclip» –por llamarlo de alguna forma– lo publicaron en Sweaty Machines.

El dolor de un pajarillo que vuela
Sobre rosas de tristeza
Adiós, adiós, adiós nena
Oh, adiós, adiós, adiós

Según cuentan los padres de la criatura, la red neuronal analizó las letras y melodías para dar con la musiquilla y la letra que con mayor probabilidad podría producir un bombazo de Eurovisión. Si eso no podía ser en la edición de 2019 se conformaban con llegar a ser al menos la «banda sonora» oficial de la ceremonia. Pero el resultado es tan estrambótico que ni lo uno ni lo otro. Por suerte.

Esperemos que esta criatura salida de los infiernos de Matrix vuelva al pozo que le corresponde. No solo por el videoclip, ni la letra, ni el vocoder… Por todo a la vez más bien.

Por @Alvy — 20 de Agosto de 2019

En este colchón-cine de Stapleton en Denver (Colorado) –que debe ser como un auto-cine pero con colchones inflables– se combinaron los elementos y los fuertes vientos propios de los días de tormenta para dejar el barrio sumido en el caos y la confusión. Según cuentan el autor del vídeo (Robb Manes) lo llamó «la gran migración de los colchones de 2019», probablemente recordando al clásico Ataque de las sombrillas playeras asesinas:

¡Cuidado con esas ideas locas! ¡Y con el viento playero!

Por @Alvy — 17 de Agosto de 2019

Jan Erichsen –este tío con un pepino «atravesándole» la cabeza– se entretiene creando artilugios complejos para hacer algo tan aparentemente simple como pinchar globos.

Los montajes incluyen todo tipo de pinchos, cuchillos, agujas y otros chismes punzantes. El resultado es siempre un gran ¡bang! O varios, porque algunos montajes tienen mayor capacidad de destrucción. Mi favorito: el explotador de perritos inflables hechos con globos. ¡Que angustia, por Dios!

Es un poco como las máquinas de Rube Goldberg pero aplicadas a la destrucción a baja escala. Baja tecnología de destrucción al por menor, vamos.

(Vía Colossal.)

Por @Alvy — 16 de Agosto de 2019

Ropa antagónica para porculizar a los sistemas de reconocimiento de matrículas

En Adversarial Fashion (algo así como Ropa antagónica) tienen una línea de camisetas, vestidos y otras prendas con letras parecidas las de las matrículas de los coches. De modo que cuando vas con ellas puestas por la calle –no sólo a la entrada de los aparcamientos públicos o privados– creas el caos y confusión en los sistemas de reconocimiento óptico de caracteres.

Ropa antagónica para porculizar a los sistemas de reconocimiento de matrículas

Donde debería haber una matrícula ahora hay cuatro… no, 3 y media, no, cuatro… ¡WTF!

No es algo nuevo porque ya habíamos visto este tipo de diseños antagónicos para evitar la detección de rostros o de personas, pero es una variante interesante. Algo que sin duda será muy trendy en el futuro cercano que se avecina.

Una moda porculera podríamos decir, que definitivamente merece un +10 por ingeniosa.

(Vía MIT Tech Review.)

Por @Alvy — 6 de Agosto de 2019

Algunos detalles interesantes sobre esta demostración de un «coche volador» que ha realizado NEC recientemente en Japón:

  • Parece totalmente un dron gigante supervitaminado
  • La prueba es en una zona completamente cerrada para evitar problemas
  • Atención a la soga con la que está atado por si se descontrola
  • El curioso efecto óptico estroboscópico de las hélices, alguna de las cuales parecen paradas
  • El insoportable ruido
  • Se mantiene en el aire 60 segundos
  • La fecha prevista para que se comercialicen es 2030
  • No hay nadie dentro