Por @Alvy — 23 de Agosto de 2014

RollScout™ podría parecer el invento más estúpido del mundo: un portarrollos que con un haz infrarrojo y un sensor que detecta cuándo se está acabando el papel higiénico. Por si fuera poco además puede enviar mensajes y alertas a un teléfono móvil cuando lo inevitable sucede. Visualmente:

4-1

Pero ¡quieto paraos!, que el asunto no es baladí. Sus creadores piensan que tiene una gran utilidad: tal vez sea absurdo instalarlo en tu propia casa pero puede ser ideal para aseos comerciales, en oficinas, empresas y otro tipo de lugares públicos. ¡La tecnología al rescate del W.C.!

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear