Por Nacho Palou — 3 de Mayo de 2016

94 minutes on Dagobah en precisamente eso: un vídeo de 94 minutos para relajarse en Dagobah disfrutando su cenagoso entorno. Hora y media escuchando los sonidos de los bichos que habitan por ahí — pájaros, babosas, serpientes y a saber qué más.

Si tienes fe en la fuerza —o más bien, tiempo—, en algún momento verás aparecer por ahí a algún personaje.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 3 de Mayo de 2016

Con sólo dejar su Mjolnir por ahí.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 3 de Mayo de 2016

Los emojis son poderosos en mi familia. Mi padre los usaba. Yo los uso. Mi hermana los usa. Tú también puedes usarlos.

– Luke Emojiwalker

Aunque esta peliculita es oficial de Disney de momento solo cubre el Episodio VII (El despertar de la fuerza)… Pero seguro que pronto tenemos la colección completa. Que los emojis te acompañen.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 2 de Mayo de 2016

Multi-Pan

Aunque en la práctica sería imposible conseguir un punto tan exacto como el de la foto para el desayuno (inglés, of course) lo cierto es que esta sartén multi-zona demuestra que ante los grandes problemas solo caben grandes remedios… Aunque sean un poco WTF, claro.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 1 de Mayo de 2016

Este vídeo es espectacular y altamente aerotrastornado por varias razones, pero entre ellas porque tiene puntos de emoción durante la preparación para el salto, durante las maniobras y cabriolas que van haciendo una vez abierto el paracaídas (incluyendo ponerse de pie encima de la tela de otros paracaídas) y por el impactante clímax final [a partir de 04:00] cuando el estadio se va «acercando» y se oye el rugir de la gente.

También es curioso ver el efecto que hace que la velocidad aparente en la caída –aun siendo la misma– parezca mayor cuanto más cerca está el paracaidista del suelo. Cuando está en las alturas cuatro o cinco segundos apenas suponen un «cambio visual» en el escenario; cuando está a pocos centenares de metro todo «crece» de forma mucho más llamativa por la cercanía.

El equipo de salto en este caso eran los Leap Frogs de los cuerpos especiales de la marina estadounidense, saltando sobre el Estadio Neyland en Knoxville (Tennessee).


Compartir en Facebook  Tuitear