Por @Alvy — 2 de Marzo de 2020

¿Te has cuestionado alguna vez la naturaleza de tu realidad, Dolores?

Este trailer falso que combina las imágenes de Toy Story con los diálogos de Westworld tiene un puntillo inquietante, por lo bien que encaja todo. Dado que en Westworld todos los protagonistas son vaqueros, como Woody, el asunto resulta doblemente inquietante escuchado con calma.

Por @Alvy — 11 de Febrero de 2020

Esta parodia de Dever Creative de 2001: una odisea del espacio con un Tesla Model S «reconvertido» en SAL 9000 tiene unos cuantos años, pero homenajea y se ríe de la obra cumbre de la ciencia-ficción por igual. Incluyendo todas las frases famosa y aquello de no hacer ni caso a las instrucciones. En este caso le han puesto un voz femenina que tiene casi tanto de amenazante como la original.

Relacionado:

Por @Alvy — 9 de Febrero de 2020

Crossover al límite entre el universo de Star Wars y el de la Confederación Helvética. En este simpático vídeo del canal de Dosa Schweiz dos miembros de la policía cantonal suiza tienen que actuar con ingenio cuando se encuentran una lanzadera Imperial incorrectamente aparcada en la Bundesplatz de Berna.

Esos miembros de las fuerzas policiales seguramente son tan inflexibles como los policías municipales de cualquier capital española, porque hasta miden con cinta métrica el espacio que ocupan los vehículos.

Es de esos vídeos que tiene «sorpresa final», y cada cinco segundos hay un detalle jocoso, desde el Enterprise en la señal de aparcamiento al saludo vulcano que hace uno de los protagonistas.

Por @Alvy — 22 de Enero de 2020

Esta atracción acuática se llama Aquaspinner y es un gigantesco tobogán giratorio instalado en Aquapark Reda cerca de Gdańsk (Polonia). Toda una rareza para los amantes de las emociones raras y deslizantes. Tiene pinta de divertida, aunque la irónicamente los que aparecen montando en la atracción resultan un tanto… inexpresivos, por decir algo.

En la atracción pueden montar hasta 4 personas a la vez en unos botes especiales. La ruda no deja de dar vueltas, a ritmo de 2 vueltas por minuto (al principio del vídeo aparece «acelerada a cámara rápida», ojo). Eso tampoco es que sea una velocidad de vértigo, pero al menos es suficiente para enviar las barcas de un lado a otro y que no quede demasiado claro dónde está arriba y dónde está abajo. El truco debe ser que dónde esté el agua = abajo.

Tiene unos 190 metros de recorrido en total, que dura 1 minuto 50 segundos. Quizá lo más entretenido sea que según las zonas por las que va el tobogán hay distintos colores e iluminación, incluyendo una zona relativamente oscura. Dice el autor del vídeo, publicado en Tuberides, que es «más divertido de lo que parece», y «una experiencia única y totalmente diferente de otras atracciones acuáticas». La próxima vez que grite un poco o algo. O que enchufen el tobogán a cámara rápida.