Por @Alvy — 27 de Marzo de 2017

Surgido de alguna mente profundamente trastornada, este loro mecánico que encontró @Kurioso en las profundidades de las pozas de Internet está lejos de ser un animal artificial agradable, por mucho que pretendan las falsas sonrisas de los actores de la teletienda.

Quizá sea por algún tipo de efecto como el del valle inquietante pero su parecido con un loro de verdad hace que los mecánicos movimientos –que responden a cualquier ruido que «escuche» la «criatura»– parezcan exagerados y casi antinaturales. Aunque tal vez lo único antinatural y sobreactuado sea la hilarante actuación (¡muy grande Korah!) de los que protagonizan el anuncio. Tiene grandes momentos, todo un festival del humor, vamos.

¡Si sale en televisión debe ser que es bueno! Pues sí: digamos lo que digamos parece ser que el loro en cuestión es un exitazo porque se vende desde los años 80. No me quiero ni imaginar cómo puede ser la fábrica. Ni las llamadas al soporte técnico. Ni las casas de los compradores. Ni… ¡Puf! Pero esto no es todo, amiguitos, es solo uno de los muchos productos absurdos que nunca vas a comprar y que sobreviven en Facebook (Mémesis). Avisado estás si osas mirarlos.

Hablando de loros y de loros muertos, qué mejor momento para recordar el sketch del Loro muerto de los Monty Python. Humor fino, fino, donde lo haya:

Sillamaparacomprarelloroperfectoleregalamosunasegundaunidadamitaddeprecio… ¡Llameahora! ¡Visto en televisión!

Bola extra – Imposible olvidarlo: Toby y Sheila, «perro y pata», otra historia realmente entrañable de animalitos.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear