Por @Alvy — 27 de Julio de 2022

ImgImgImg

Para los momentos en que es difícil enfatizar la enormidad de la perplejidad ante algo:

Taza ¿Qué (y no puedo enfatizar esto lo suficiente) cojo**s?

Un auténtico ejemplar WTF, y no sólo por lo divertida, también por el precio: unos 18 eurodólares + gastos de envío.

A añadir a la colección:

(Vía The Awesomer.)

Por @Alvy — 2 de Abril de 2022

Amazon.com: LÔTELI Classic Cassette Tape Float

Aunque parece difícil de conseguir porque ya no está disponible y venía de Amazon Estados Unidos, esta cama inflable con forma de cinta casete se antoja terriblemente apetecible para el verano venidero. Con un aspecto totalmente retro recuerda a las antiguas casetes Maxell de hace 50 años.

La versión inflable mide 180 × 116 centímetros, demostrando de nuevo que la modelo de la foto no está a escala real sino que la han traído de alguna aldea liliputiense para que el inflable parezca más grande; pero bueno, eso ya era sabido e imaginable.

(Vía Technabob + Dude I Want That.)

Relacionado:

Por @Alvy — 6 de Febrero de 2022

Sofá Tetris T-4

Este Sofá Tetris T-4 de Sara Hayat lo mismo te sirve para entretenerte que para ver películas en familia en el salón con total comodidad. Es completamente modular y sus piezas encajan meticulosamente de diversas formas, así que además del sofá puedes inventarte cualquier otra cosa si tienes habilidad.

Sofá Tetris T-4

El precio debe ser tan desorbitado que ni siquiera viene en la web, por aquello de que está fabricado a mano y con total meticulosidad. Pero lo importante es el conceto y la idea hay que reconocer que es divertida.

(Vía HiConsumption.)

Por @Alvy — 25 de Enero de 2022

Tripod Desk Pro -- Intension Design

No está muy claro si el Tripod Desk Pro de Intension Design estará llamado a convertirse en una tendencia o en una moda pasajera, pero como invento teletiendístico tiene su gracia. Y estiloso es un montón. Sirve para llevarse el ordenador a cualquier parte y trabajar a gusto con él, no haciendo equilibrios.

El invento es básicamente un trípode con una superficie de madera que sirve como escritorio. Tan simple como colocarle un palo a un caramelo y llamarlo chupa-chups. No he visto, eso sí, cómo hacen para evitar el deslizamiento más allá de unos incómodos topes de plástico, pero supongo que poner un tapete, alfombrilla o cualquier tipo de superficie un poco «pegajosa» debería valer.

Hay versiones en varios tamaños, con ruedas y sin ruedas y como complementos hay un sujetavasos y una batería-cargador, a la que puedes enchufar cualquier dispositivo de los que tengas que poner encima. Eso sí, barato no es, porque la fama cuesta y los gadgets de diseño también: la versión Pro son 349 dólares -muy completa, con funda, fijaciones, etcétera- pero los accesorios van aparte.