Por Nacho Palou — 9 de Diciembre de 2007

¡Ah, el sarcasmo!

Una vez repuesto de la excitación inicial de estrenar mi nuevo bolígrafo me di cuenta de que no debía escribir con él sólo por la diversión de hacerlo, sino que debía utilizarlo en asuntos más importantes. De modo que el segundo día de poseer el bolígrafo comencé a tomarme más en serio lo que escribía con él. Ese día lo utilicé para firmar tres cartas, y cada una de las tres ocasiones me llenó de felicidad por la pulcritud con la que fui capaz de escribir.

Uno de los ocho párrafos escritos por un cliente apasionado con la compra de su bolígrafo BIC Crystal en Amazon. § Reddit

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear