Por @Alvy — 18 de Junio de 2020

Imágenes impactantes, noticias reales + banda sonora épico-tremebunda = película de desastres.

2020: aquí acaba todo.

Con esta fórmula la gente de Grim Sausage ha montado el tráiler de lo que podríamos llamar 2020: la película, que comienza como la clásica película de problemas geopolíticos y evoluciona en desastres como los disturbios en Hong Kong, los incendios de Australia o la pandemia global. Es un poco como 2012 pero con menos efectos especiales.

Pero ojo que esto no acabado: no sólo seguimos con la pandemia descontrolada sino que se han añadido los disturbios sociales en Estados Unidos… y no hemos ni acabado los primeros 6 meses del año. El otro 50% de 2020 promete ser emocionante.

Por @Alvy — 17 de Junio de 2020

Ser astronauta es un trabajo duro, pero alguien tiene que hacerlo. Eso sí, también tiene sus momentos divertidos, como puede verse en este viejo vídeo de la NASA y la NPR (la televisión pública estadounidense) en el que algunos astronautas comentan escenas cotidianas de «allá arriba». Son de algunas de las misiones STS a STS-51F de los transbordadores espaciales, en los años 80.

El título podría ser también La vida de los astronautas en caída libre, porque lo más divertido es sin duda todo lo que ocurre por la ingravidez. «Con el tiempo te acostumbras y lo que es abajo puede ser arriba, y al revés», dicen al final. También puede verse cómo de complicado es comer (espacialmente líquidos sin pajita o plátanos lanzados cual jabalinas), las posturas raras a dormir y algunos experimentos divertidos y un poco WTF con juguetes tales como:

  • Un avioncito de papel. ¿Volará? ¿No volará? Resulta que su vuelo es mucho más grácil que en la Tierra, aunque si no recibe impulso básicamente es arrastrado por las corrientes de aire del interior de la nave/estación espacial y puede hacer «giros antinaturales» que no veríamos aquí abajo.
  • Un yo-yó. Dicen el astronauta que los físicos con los que hablaron ni siquiera estaban muy seguros de si un yo-yó funcionaría en caída ingravidez; el hecho es que funciona y además dicen que sumamente bien.
  • Un slinky (muelle gigante). Lasx ondulaciones que se producen son un poco diferentes al faltar el efecto «hacia abajo» de la gravedad terrestre.

En la primera escena por cierto bromean con que uno de los astronautas era «una gran personalidad, pero de pequeño tamaño» y que cuando no tenía trabajo que hacer lo guardaban en un cajón. El hombre desde luego debe ser resulta bastante flexible para estar ahí metido.

Relacionado:

Por @Alvy — 17 de Junio de 2020

Existe un invento llamado Aqua Bridge que es básicamente una estructura transparente que se pueden poner encima de dos acuarios, llenar de agua y servir de «puente» de uno a otro. A falta de la versión original en el vídeo muestran cómo se puede construir uno un tanto más rústico con piezas de bricolaje y un poco de habilidad; la idea es básicamente la misma.

Una vez conectados los acuarios y relleno el tubo de agua, los peces pueden pasar de un acuario a otro. En el vídeo puede verse a partir del minuto 03:00. Hay que animarlos un poco con las burbujas y tener paciencia, pero acaban subiendo. Curiosamente al llegar a la zona transparente parece que se asombran y quedan un tanto desconcertados. Y aunque no sabemos exactamente cómo ven los peces y qué sensación les dará el asunto, está claro que se lo toman con cautela porque deben notar que «algo raro ha sucedido aquí».

Finalmente pasan de un lado a otro, lo cual si te pones en lugar de los peces debe ser un tanto flipante: entrar por un agujero en un túnel que te lleva a un nuevo acuario lleno de lugares para explorar. ¿Serán así los agujeros de gusano de los confines del universo? Pues a lo mejor.

Por @Alvy — 31 de Mayo de 2020

Como en otros parques de atracciones, en el Parque Walibi holandés hay que mantener las atracciones funcionando de vez en cuando incluso en época de confinamiento: de este modo se comprueba que funcionan, están correctamente engrasadas y todo va bien. Es un trabajo duro, pero alguien tiene que hacerlo.

Eso sí, a falta de gente con las que hacer las pruebas se les ocurrió montar a estos 22 ositos gigantes de peluche y grabarlos con una cámara plena «diversión». Lo que no sabemos es la validez ingenieril de la prueba, porque no parecen pensar tanto como una persona. Pero, divertirse, se divirten igual.

Por @Alvy — 22 de Mayo de 2020

En uno de los conciertos de las pasadas navidades de la peculiar Orquesta humorística Rainer Hersch la soprano catalana Laura Ruhí Vidal sorprendió al respetable con una versión de la banda sonora de Star Trek, la serie original, del mítico Alexander Courage. Aunque en La nueva generación descubrimos que en esos tiempos es la ópera Klingon la que triunfa, esta tampoco está nada mal.

La verdad es que es la típica musiquilla que ya con las primeras cuatro notas pone los vellos de punta. Dice la leyenda que hasta los vulcanianos se estremecen por dentro. El resto de la actuación está igual de bien, claro.