Por @Alvy — 15 de Septiembre de 2020

Este curioso invento de HofmanDujardin se llama Bloomframe. Es un ventanal que cuenta con un mecanismo para plegarse y desplegarse convirtiéndose en balcón o volviendo a su posición original en 60 segundos.

Así a simple vista da mitad vértigo, mitad cangelo, y no parece apto para quienes padezcan de acrofobia o simplemente no les gusten las alturas, aunque seguro que cuenta con todas las medidas de seguridad.

Por @Alvy — 8 de Septiembre de 2020

Máscara de Covidiota

Austin Wolf-Sothern ha diseñado esta mascarilla para covidiotas que permite deambular por las calles con total seguridad pero pareciendo un jodido idiota de esos que llevan la nariz fuera de la mascarilla.

Máscara de Covidiota

El resultado es totalmente creíble aunque quizá cada cual deba usar su propia impresora para hacer coincidir mejor las facciones y el tono de piel. Lo importante es el concepto, como es sabido.

Todo un producto que sin duda triunfaría en la teletienda y que también puede usarse en fiestas de disfraces.

Por @Alvy — 6 de Septiembre de 2020

Dispensador de hostias bien dadas

Este dispensador de hostias (WTF 1) es una de esas cosas que te nunca te planteas si acaso existe, pero lo cierto es que tiene todo el sentido del mundo en estos tipos de pandemia y coronavirus.

Lo venden en una tienda online de suministros para iglesias (lo cual también existe, WTF 2) y es una especie de máquina de «caramelos pez» pero para las sagradas formas.

Al dispensarse «disparando» un gatillo (WTF 3) se evita el contagio por Covid-19 dado que la mano del sacerdote no entra en contacto con la hostia en sí ni con el feligrés. Habría que consultar el VAR; pero podríamos hablar sin duda de un reparto de hostias sin contacto (sic.).

Esto por desgracia no nos dice nada concluyente sobre si la transubstanciación afecta al virus, aunque si existe este aparato podríamos deducir por pura lógica –pero con estas cosas de religión nunca se sabe– que no lo afecta. Se da por hecho que un sacerdote infectado podría infectar vía hostia a sus feligreses. Así que la transubstanciación en sí no mataría ni haría desparecer milagrosamente al virus.

Podríamos decir que este invento garantiza por 99 dólares unas hostias bien dadas.

(Vía @DeviousVacuum.)

Por @Alvy — 27 de Agosto de 2020

Este insólito crossover entre The Matrix y Trabajo basura es una absurdez de esas divertidas que ha aparecido en el canal de YouTube de Ctrl Shift Face. La historia es ver qué hubiera pasado si en vez de la pastilla roja Neo hubiera elegido la pastilla azul y por ende la rutina oficinística diaria.

En el vídeo se utiliza profusamente la técnica del DeepFake para intercambiar las caras de unos actores con otros mediante «aprendizaje profundo» (deep learning), de modo que además de Keanu Reeves trabajando en Initech tenemos al Agente Smith haciendo del jefe de la empresa y cosas así.

Por @Alvy — 26 de Agosto de 2020

¿Crees que puedes llegar a la piscina si saltas desde tu acogedor apartamento? El Simulador de Balconing te ofrece esa enriquecedora experiencia sin prácticamente ningún riesgo para tu integridad. Incluye: pasos perfectos, decisiones estúpidas, bebidas nocturnas y la diversión del momento en formato cinematográfico.

Si hay dos actividades fuertemente vinculadas en este mundo son el balconing y los Premios Darwin. La primera consiste como es bien sabido en lanzarse desde los balcones de casas y hoteles al vaso de una piscina, generalmente en condiciones de ebriedad considerables. La segunda consiste en morir accidentalmente realizando alguna actividad estúpida –sin dejar descendencia, ojo– con lo cual el acervo genético de la población humana mejora en su conjunto.

Por eso no me ha sorprendido el humor negro que destila Balconing Simulator 2020, donde los jugadores deben guiar a los jóvenes protagonistas a través de pasillos y habitaciones para luego lanzarse precariamente desde el balcón intentando alcanzar –sin éxito, hemos de suponer– el agua de la piscina.

Lo mejor es que se puede participar en el reto el cachondeo e incluso el descontrol alcohólico sin tener que morir físicamente, algo que suelen olvidar los imbéciles que practican esta arriesgada y normalmente mortífera práctica.

Lo que no me ha quedado claro es por qué se puede elegir la nacionalidad, si la inmensa mayoría de los «participantes» en estos Premios Darwin del MundoReal™ son británicos de pura cepa.

Relacionado: