Por @Alvy — 24 de Abril de 2019

Operación: edición especial Rick y Morty

Aunque este juego de mesa podría ser más descerebrado todavía de lo que parece, Operation: Rick and Morty Anatomy Park Special Edition no es más que una versión especial del clásico ¡Operación! en el que hay que ir extrayendo órganos de un paciente haciendo uso de un buen pulso.

Pero a diferencia de la versión infantil con sus «13 partes del cuerpo divertidas» como los huesos, corazón, músculos, etcétera aquí se revive el episodio Parque Anatómico (Anatomy Park) en el que tras ser reducidos a escala microscópica pasan unas vacaciones en un «parque temático de la anatomía humana». Así que aquí esos órganos del cuerpo tienen los nombres de las «atracciones»: Tiovivo del Córtex Cerebral, Hepatitis C, Peste Bubónica, Piratas del Páncreas, Presa del Esfínter… ¡Ejem! Lo habitual de su sarcástico humor.

Seguro que da para unas risas.

Bonus: Rick y Morty en punto de cruz

Rick y Morty en punto de cruz

Relacionado:

Por @Alvy — 17 de Abril de 2019

Alguien llama a la policía porque hay «un intruso en la casa, cuya sombra se ve moviéndose, y está haciendo ruidos» y tres policías se personan con perros, pistolas y rifles con mira telescópica. ¿El intruso? Una aspiradora robótica que se puso en marcha y se quedó atascada en el cuarto de baño.

El malo ha resultado ser una aspiradora.

Por @Alvy — 15 de Abril de 2019

La almohada con forma de barra de pan «simulada»

Esta almohada con forma de barra de pan tiene una pinta deliciosa, tanto que alguien ha decidido que era importante añadir barra de pan «simulada» en la descripción. Aunque la verdad, a mi me parece más bien un rico pan de leche.

También aclaran que es «divertida» y «3D», que nunca se sabe si vas a recibir un producto plano o bidimensional.

Su precio está entre 10 y 45 euros, porque la venden en distintas tiendas aunque a simple vista parecen exactamente la misma. ¡WTFs por doquier!

(Vía Apartment Therapy.)

Por @Alvy — 8 de Abril de 2019

En este sketch de The Warp Zone la junta de accionistas de Wayne Enterprises decide «prescindir» de Batman y en especial de sus caros juguetitos, desde el bat-coche, el bat-avión y cualquier otro chisme que empiece por bat.

Una vez que está en la calle tiene que montárselo por su cuenta (hoy en día diríamos: «a lo indie») así que le vemos hacer lo que haría cualquiera: abrir un Patreon, sacarse unos dólares conduciendo para Uber o grabando un podcast. Lo normal, vamos, solo que en el mundo de los superhéroes queda un poco… raro e hilarante.