Quantcast
Por @Wicho — 16 de Junio de 2021

Bienvenidos a Perth

Inspirado por un cartel similar que lleva dando la bienvenida a Cleveland a quienes aterrizan en Milwaukee desde 1978 el dueño de una nave que queda bajo la senda de aproximación al aeropuerto de Sydney ha pintado un «Bienvenidos a Perth» en su techo. Por los LOLes dice. Pero vaya sustos que se deben llevar quienes lo vean. Hay casi 3.300 kilómetros en línea recta de Perth a Sydney.

(Vía AirLive News).

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 16 de Junio de 2021

Aunque es más complicado de lo necesario, esa es precisamente la gracia. Esta «máquina de hacer pizzas» utiliza como pieza «mecanismo principal» un trenecito eléctrico que da vueltas; el resto son añadidos a cuál más complicados para cada uno de los ingredientes: tomate, salami, queso rallado… al gusto, vamos.

Lo cierto es que los ingredientes al menos quedan estupendamente distribuidos, un poco mediante el factor random propio de todo el asunto.

Sobre la efectividad de la parte alimentadora ya no opinamos, porque eso sí que es parece un desastre como los habituales de Joseph o los de las máquinas de Simone Giertz, otra de nuestras favoritas.

Otros inventos locos de Joseph’s Machines:

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 17 de Mayo de 2021

Pichi

Este cruce bastardo de Darth Vader con robot asesino de Saturno 3, más propio de una pesadilla tecnológica a lo Black Mirror que de un lugar público, se hace llamar Pichi. Se supone que es un «robot informador» que desde la Casa de la Panadería de la Plaza Mayor de Madrid guiará –a los infiernos, seguramente– a los turistas que osen preguntarle algo.

¡Qué pintas, dios mío! Te sale eso por la noche diciendo (sic.) «acercarte hasta mi keli» o (nuevamente sic.) «es difícil dar con algo que de verdad les guste a los churumbeles» y te cagas por las patas y le entregas el iPhone, el reloj y hasta la cartera.

Nunca mejor dicho eso de que Si se suponía que esto era el futuro… estamos bien jodidos.

(Vía @Lalalalia, que probablemente sintió también un estremecimiento en La Fuerza.)

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 17 de Mayo de 2021

Este vídeo con varias poses entre inquietantes, frikis y WTF es de una empresa llamada The Tail Company, que ha llamado a su invento MiTail, algo que podríamos traducir fonéticamente por MiCola o MiRabo. La idea de sus creadores es dedicarse a la fabricación de simpáticas colas «animatrónicas» que te atas a la cintura y llevas colgando por ahí.

Las imágenes resultan bastante autodescriptivas: son unos rabos peludos que se mueven mediante una app, llevan su propia batería (que se puede complementar con otra externa) y pueden hacer diversos gestos: calma y relax, rápido y animado, excitación… cual perrete encantado de la vida, vamos. Las colas parecen ideales para disfraces, furries, cosplay y todo aquel friki al que le guste disfrazarse de animalito o medio-animalito. Da igual ir de gata, perro o superhéroe: hay una cola apropiada para todo el mundo.

El invento está recaudando financiación en KickStarter y de momento parece ir bastante bien, habiendo recaudado más de 43.000 euros cuando se planteaban buscar unos 3.500 eurillos nada más para fabricar unos pocos. Según la página, al menos 200 personas quieren menear sus rabos por la calle, y no sólo con los «modelos estándar»: también se puede adquirir el mecanismo para luego forrarlo de las telas y texturas más apropiadas según se prefiera.

PUBLICIDAD