Por Nacho Palou — 27 de Abril de 2018

No es como una prisa y su aspecto como vehículo dista mucho del de Bumblebee, pero el J-deite Ride de Brave Robotics puede hacer de Transformer con el mérito de no aplastar a los ocupantes del vehículo — a diferencia de otros intentos previos que no tenían espacio interior para los humanos. Eso sí, tampoco parece que se mueva ni haga nada de utilidad.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 17 de Abril de 2018

Allan Carver, que se dedica a construir todo tipo de muebles y chismes se animó a montar este caza TIE imperial con el motor de una sillita de ruedas eléctrica.

Se maneja por radiocontrol y lleva un sistema de sonido de 30W con el que emitir sus característicos y amenazantes ruidos y zumbidos. Según dice su creador las medidas son tales que es más o menos una versión a escala 1:3 de un caza TIE «real», aunque es algo más estrecho que el original para que pueda caber por las puertas.

Volar no vuela, pero tras un paseo por el barrio desde luego que su presencia impone.

(Vía Laughing Squid.)

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 12 de Abril de 2018

… le diste.

El MSC Armonia se empotra en el muelle de la isla hondureña de Roatan con sus 65.000 toneladas de desplazamiento y 300 metros de longitud, por aproximarse a demasiada velocidad.

Como decía un amigo de un amigo, marino mercante: «la primera Ley de Newton es inexorable, y teniendo en cuenta el tonelaje de esos barcos, mucha fuerza has de usar para cambiar su movimiento… Más te vale ir frenando bastantes kilómetros antes y no dejarlo para el último momento».

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 11 de Abril de 2018

Jason Statham contra un tiburón gigante. ¿Qué puede salir mal?

– Carolina Jiménez / VFX

The Meg es una película de Jon Turteltaub que se estrenará este verano; es una especie de Gran WTF mezcla entre Tiburón, Sharknado, Parque Jurásico y otros clásicos del género, aunque dicen que (ejem) «con más presupuesto». El protagonista es un Megalodón, de ahí el título, que va por los mares aterrorizando a investigadores y bañistas.

La terrorífica criatura mide quizá 25, 30, ¡qué se yo, 50 metros!, pero se ve que depende un poco del ángulo y las escenas. También parece tener muy mala leche, algo necesario para que este tipo de films sean interesantes.

Estos pedazo bicharracos, de los que se han encontrado algunos dientes, vivieron hace 2 millones de años (quizá hasta hace 20) y los expertos dicen que medían entre 15 y 30 metros y pesaban unas 60 toneladas. A saber lo que han hecho en la peli para revivirlos – y a ver cómo hacen para librarse de él.

Nuestra admirada Carolina Jiménez ha desvelado que estuvo trabajando el año pasado en los efectos especiales de esta película, así que es una razón más para verla.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 8 de Abril de 2018

Solo los más viejos del lugar recordarán la estrambótica y altamente WTFquica campaña de publicidad del Pollo Servil de Burger King (en inglés: Subservient Chicken). Llegó a la Internet de la época hace ahora exactamente 14 años (un 7-8 de abril de 2014, varía según las fuentes).

Para quien no lo pudiera vivir, aquello era una habitación con una webcam en la que aparecía un tipo disfrazado de pollo gigante al que se podía pedir que hiciera cosas a través de la página web de Burger King.

Con más bien poco ancho de banda y nada de HD –pero bastante ingenio– el pollo se pasó unos cuantos días aceptando peticiones. La gente le decía al pollo que saltara, batiera las alas, se tirara al suelo o hiciera otras cosas que mejor no repetir. Aunque las imágenes no eran gran cosa era una «novedad» para aquella época, de modo que el pollo recibió millones de visitas y dicen que aumentó las ventas de los TenderCrisp de la cadena de comida rápida.

De aquel fenómeno luego surgieron imitaciones, parodias (incluyendo parodias japoneses) y algún que otro sketch y revival con el pollo servil como sufrido protagonista, que es apropiado recordar en esta ocasión como un legendario fenómeno de la internet viejuna.

Algo de todo aquello se conserva todavía aquí:

SubservientChicken.com

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear