Quantcast
Por @Alvy — 28 de Agosto de 2021

Un poco de humor absurdo y literal, de ese que nos gusta por aquí.

Escenas que te dejan pegado a la silla porque se avecina el desastre.

Con una estupenda producción y los efectos visuales justos y preciosos. Un curioso cortometraje de Sam H. Buchanan.

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 27 de Agosto de 2021

Hay juegos cafres, muy cafres y luego parece que está Surgeon Simulator 2, del que ha salido el tráiler. Hay que tener estómago y buen sentido del humor (negro) para disfrutar de un poco de acción y técnicas de cirugía en esta especie de simulador cafre de transplante de órganos.

Hay no sólo todo tipo de instrumentos médicos, sino también de monitores, órganos de reemplazo y hasta ¡patitos de goma! ¿Qué /%$&%$ hacen los patitos de goma en un quirófano?

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 27 de Agosto de 2021

Aviso: imágenes violentas y gráficas hacia el final del vídeo, de baja calidad.

En este curioso vídeo de unas cámaras de vigilancia de un puesto de control, digno de un gran WTF, se ve cómo unos hackers actuaron sobre los sistemas de la prisión iraní de Evan haciéndose con el control de las «cámaras que todo lo graban» y los paneles de monitorización. El propio vídeo se aprecia la secuencia y el momento exacto en que las máquinas se rebelan contra los vigilantes, con pantallas azules, rojas, imágenes parapadeantes y un texto de hackeos que dice «cyber-ataque» en persa.. Es totalmente de película.

Según cuenta la BBC los hackers difundieron diversos vídeos en los que se veía a los guardias de la prisión maltratar a detenidos y presos. Es una forma de llamar la atención sobre las atrocidades y crueldad sobre las que hay informes desde hace décadas, incluyendo muchos de Amnistía Internacional. Los responsables y políticos han aceptado su responsabilida dy declarado que es un comportamiento inaceptable que no se volverá a repetir.

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 24 de Agosto de 2021

En este anuncio de una operadora móvil rusa no está muy claro lo que anuncian –y el traductor tampoco ayuda mucho– aunque parece que es algo de una tarifa para hablar gratis con los niños y la familia. El caso es que Bruce Willis y su colega parecen estar atrapados y en una situación límite hasta que dan con la contraseña de la bomba.

¿Y dónde está la gracia? Que el protagonista no es Bruce Willis, sino un doble digital deep fake, porque Willis no ha tenido que hacer nada de nada, excepto ceder con su firma los derechos para que utilicen su careto.

Pocas formas hay más fáciles de ganar dinero, supongo. ¡Ah, qué romántico futuro!

PUBLICIDAD