Por @Alvy — 6 de Agosto de 2022

The Chorizo Star, far away from our Galaxy

Visto así, es claramente una loncha de chorizo, pero Etienne Klein, Director de investigación en la Comisión de Energía Atómica y Renovables y productor de Science en question, pensó que sería gracioso cambiar la descripción explicando que era una foto de Proxima Centauri, la estrella más cercana a nuestro Sol, captada por el nuevo telescopio espacial James Webb con «un increíble nivel detalle que nos muestra un mundo nuevo día a día.»

El señor habría hecho mejor en irse a pastar, porque lo que intentaba era mostrar lo fácil que es circular un fake cuando eres famoso y tienes una reputación, porque la gente se cree cualquier cosa. OK, captado, y ya lo sabíamos, gracias. Lo que pasa es que hacerlo adrede, sin que sea el «día de los inocentes» es jugar con ventaja, y si la gente está despistada o no sabe mucho del tema en cuestión, que además está de rabiosa actualidad, pues más chunga se pone la cosa.

Que los argumentos de autoridad existen y que la gente tiende a darle al like y al retuit sin mirar mucho ni comprobar las cosas ya es sabido; después de la gracia le ha caído un rapapolvo por parte de la comunidad, por menospreciar el trabajo que hacen otras personas con sus gracietas fuera de tiesto, por troll, por lo de Pedro y el Lobo, etcétera.

El asunto ha dado todavía para más: el ChorizoGate, con gente que le acusa de haber copiado el chiste (y la foto de la raja de chorizo) lo cual sería un poco «plagio» estilo Twitter… con el problema añadido de que al tal Klein ya le habían acusado de plagio del de verdad de otros autores en temas más serios en el pasado.

(Vía Vice.)

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 1 de Agosto de 2022

No tenía ni idea de que el disco golf existiera, pero mola. Y hay competiciones y vídeos de retransmisiones de abiertos y campeonatos desde hace años. Por lo que he visto se parece mucho al golf, un deporte en campo abierto, y el objetivo es meter un disco volador (frisbee) en los agujeros, que en este caso son unas cestas. Las cestas tienen unas cadenas para la tarea no sea imposible y para facilitar que si el disco toca la cesta quede allí atrapado.

En España existe una página en la la Federación Española de Disco Volador donde se explica cómo jugar al Disc Golf. Los terrenos en los que se juega al disc golf parecen un poco más agrestes que los del golf, pero por otro lado el equipamiento es más sencillo, unos discos y ya está. Eso sí: los discos son especiales porque al igual que los palos de golf los hay para mayores distancias, para el putt (corta distancia) o para las intermedias.

Se pueden utilizar más o menos las mismas estrategias que en el golf: salir con un lanzamiento largo arriesgando a caer en árboles o matorrales o con lanzamientos más cortos para mantenerse en la calle (terreno abierto) hasta acercarse lo suficiente como para asegurar. Hasta los nombres de los logros se llaman igual: birdie (uno bajo par), eagle (dos bajo par)…

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 27 de Julio de 2022

ImgImgImg

Para los momentos en que es difícil enfatizar la enormidad de la perplejidad ante algo:

Taza ¿Qué (y no puedo enfatizar esto lo suficiente) cojo**s?

Un auténtico ejemplar WTF, y no sólo por lo divertida, también por el precio: unos 18 eurodólares + gastos de envío.

A añadir a la colección:

(Vía The Awesomer.)

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 24 de Julio de 2022

bunker house / Kentucky

En el New York Times cuentan el lamentable y aberrante caso de un político de Kentucky que había construido una casa de 6,5 millones de dólares en modo survivalista, con su atractivo búnker incluido y cuya historia casi tuvo un trágico final.

El hombre, llamado Wesley Morgan, se había construido hace años un casoplón de 1.300 metros cuadrados, nueve dormitorios y garaje para seis coches. Su «humilde morada» era tan grande que el búnker con todo tipo de comodidades ocupaba ya de por sí unos 185 m², que es el doble de lo que suele tener un piso promedio en España. Estaba excavado a 8 metros de profundidad, con su puerta blindada, paredes de un metro de hormigón, armarios para almacenar comida, camas, sistema de filtrado de aire, etcétera. Y armas por la casa, claro, que eso son los Estados Unidos de América.

Se ve que por diferencias políticas de opinión (se había presentado por los republicanos en 2016 como representante del estado) en un momento dado decidió irse a vivir a pastos más verdes, pero no se le ocurrió otra cosa que poner la casa en venta en una inmobiliaria de Internet, con todo lujo de detalles, explicaciones y fotos de todo, incluido el búnker. Eso atrajo a todo tipo de adversarios y gente rara de la que suele pulular por ahí.

Uno de esos «interesados» resultó ser un ex soldado que buscaba casas con búnkeres. Ya con ese criterio de búsqueda la cosa promete. Pues bien, cuando la encontró, pensó que era el mejor lugar posible para instalarse de cara a enfrentarse al inminente fin del mundo, que en su mente ya estaba en marcha (QAnon, conspiraciones varias, Guerra Civil en Estados Unidos etcétera). Así que se plantó allí con su equipamiento y armas para asaltarla y matar a todos los ocupantes para instalarse él; total… ¡es el fin del mundo!

Cuando el okupa hostil llegó, la familia tuvo que enfrentarse a él y hubo disparos por doquier, aunque los de la casa tuvieron un momento de lucidez y llamaron a la policía, que llegó pronto y consiguieron detenerle por la carretera, cuando huía. Luego comprobaron que padecía paranoia y otras enfermedades mentales, que es por lo que se sabe las razones «conspirativas» por las que acabó intentando ocupar la casa con su AR-15, además los preparativos que había hecho por Internet.

Al tal Morgan el susto le dejó mal sabor de boca y toda su familia se fue de la «casa maldita» y del estado inmediatamente. El asaltante acabó en el hospital mental.

(Vía The New York Times + jwz.)

PUBLICIDAD