Por @Alvy — 9 de Octubre de 2019

[Advertencia: esta película puede herir algunas sensibilidades.]

No hubiera dicho yo que una Roomba podría llegar a protagonizar un cortometraje completo, pero Clean Cut («Corte limpio») de Andrew Hunt demuestra todo lo contrario, con gracejo y estilo. Añadiendo algunos efectos de sonido la imaginación hace lo que no se puede mostrar con gestos de rostro humano lo haga el robotijo. Los movimientos de la Roomba y otros objetos enseñan más de lo que parece.

En algunos momentos esta breve historia me recordó a algunas de las secuencias de Barrio Sésamo, donde cuadrados y círculos animados transmitían sensaciones. Solo que aquí el asunto se vuelve bastante más salvaje y cafre.

Por @Alvy — 4 de Octubre de 2019

Este agujero negro para canicas de Jell es un enorme embudo hiperbólico de 80 centímetros. Cuando se arrojan canicas en él comienzan a «orbitar» por su superficie, dando vueltas y más vueltas hasta que el rozamiento las hace caer por la singularidad, aka «agujero».

El agujero negro mide 80 cm de diámetro. La primera prueba va con 1.200 canicas pequeñas y 4 grandes y luego hay otras pruebas con diferentes velocidades y «órbitas». También hay una con los colores invertidos para que parezca un agujero negro más negro todavía.

Recuerdo que en el centro comercial Xanadu de Madrid había uno parecido donde podías arrojar monedas, que luego se utilizaban para fines benéficos. Lo más curioso es que las monedas rodaban perfectamente, ajustando su ángulo a la perpendicular de la superficie, algo doblemente curioso y un poco sorprendente. Pero al final les pasaba igual: rodaban, rodaban, y al agujero.

Todo increíblemente satisfactorio y dando gustirrinín al verlo, como debe ser.

(Vía The Awesomer.)

Por @Alvy — 2 de Octubre de 2019

Está bien que los programas de efectos especiales sean cada vez más populares; cualquiera puede ponerse unas cuantas horas con los amigos a hacer el cafre en medio del campo y luego conseguir un digno montaje, como nos enseña RackaRacka.

En este caso por efectos especiales no será… De hecho son más creíbles los sablazos láser que las pelucas de los personajes de Harry Potter que aparecen. Y sí, hay un Pikachu también por ahí, que no viene a cuento pero mola.

Todo tan épico como ridículo e hilarante: serpientes gigantes, walkers… hasta que llega el mismísimo Darth Vader, claro.

Por @Alvy — 26 de Septiembre de 2019

Esta magna obra a escala gigante es un gigantesco juego de ¡Operación! de tres metros de altura, fabricado en madera y con un sistema CNC (control decimal numérico) como el de las herramientas de muchos talleres.

Con sus tres ejes, un electroimán y mandos similares a los de un videojuego en vez de manejarse con la mano como el original se mueve más bien de forma remota, como los «garfios» de las recreativas. El ¡Bzzzzzz! al equivocarse debe ser de órdago.

Se podrá ver en la próxima Maker Faire de Filadelfia en octubre de 2019.

Por @Alvy — 26 de Septiembre de 2019

Según parece el malabarismo de combate es algo que existe y que consiste en batallas uno-contra-uno, equipos-contra-equipos en las que hay que hacer caer los bolos del contrincante mientras se mantienen los propios en movimiento.

Esta variante del malabarismo tiene su propia web, la Fight Night Combat –torneo con su formato de clasificatorias y empajeramientos– que desde 2005 al menos está contemplada como «rama» dentro de la federación con su reglamento, reglas de fair play y lo típico de casi todos los deportes.

La versión battle royal o torneo «sólo puede quedar uno» parece la más emocionante, con enfrentamiento bastante épicos aunque al principio un poco alocados. ¡Tiene su técnica!