Por @Alvy — 4 de Marzo de 2020

En este ping-pong estilo «batalla naval» cada jugador tiene media mesa con una cuadrícula y globos, pero no ve la mesa del oponente. Se sitúan los barcos (globos) en las casillas, y debajo de ellos se pone un alfiler de modo que con la más mínima presión reviente el globo.

Los jugadores se van alternando lanzando la pelota a la mesa contraria. Los disparos pueden acabar en nada o, si se tiene suficiente puntería, un estruendoso ¡boom! Desde luego es más realista y diría que emocionante que la versión de papel.