Quantcast
Por @Alvy — 22 de Enero de 2021

Cesárea

Superando probablemente la historia del cirujano que tuvo que operarse a sí mismo de apendicitis estando aislado en la Antártida hoy me he enterado de que en el año 2000 una mujer mexicana se hizo una cesárea a sí misma para dar a luz a su bebé y además vivió para contarlo.

Las excepcionales y WTFquicas circunstancias incluyen que era su octavo embarazo, estaba en un pueblecito aislado de las montañas y llevaba 12 horas de parto. Su marido estaba en una cantina, el hospital más cercano estaba a 80 km y no tenía teléfono. Para hacerse la cesárea se bebió una botella de licor a modo de «anestesiante» –algo que no parece muy buena idea, pero funcionó– y confió en su experiencia para despedazar animales: se rajó la tripa con un machete de 20 cm «por la línea del bikini» –no parece el mejor – y cuando pudo extraer al bebé cortó el cordón umbilical con unas tijeras. Luego cayó inconsciente.

Cuando volvió en sí consiguió que uno de sus hijos pequeños fuera a buscar ayuda; por suerte no sangraba mucho y enrollándose un jersey en el abdomen consiguió detener un poco la hemorragia. Cuando llegó al hospital 16 horas después los doctores se quedaron asombrados y la felicitaron por «lo bien que lo había hecho». El bebé se llamó Orlando. La hazaña quedó recogida en el informe Self‐inflicted cesarean section with maternal and fetal survival publicado en el International Journal of Gynecology and Obstetrics.

(Vía The Healthy + Reddit.)

Por @Alvy — 12 de Enero de 2021

Esto son cientos de burbujas de jabón, de las pata negra, no burbujas puntocom ni de bitcoins ni nada de eso. Es un joven chino llamado Chang Yu-Te que ostenta el récord de formar burbujas de jabón dentro de una burbuja de jabón más grande: se han contabilizado 873 en total.

Aunque, bien pensado, creo que más complicado como el récord debe ser contarlas.

Por @Alvy — 20 de Noviembre de 2020

Este vídeo en timelapse muestra a velocidad acelerada (entre ×100 y ×300) los lentos y aplastantes movimientos de una RK 5000.0/R10, una BCE o excavadora de cadena de cangilones. Algo tan gigantescamente monumental que parece una miniciudad sobre ruedas. Como su propio nombre parece indicar pesa unas 5.600 toneladas, mide 160 metros de largo y tiene 40 metros de altura.

A mí me recuerda a los AT-AT y otras máquinas gigantescas de Star Wars; la toma interior es sumamente curiosa, con sus zonas de trabajo y hasta una mesa donde por lo visto podrían hasta jugar al ajedrez en los ratos de descanso. Curiosamente en vez de rodar con grandes cadenas, para moverse «camina» lentamente levantando sus «patas», algo doblemente curioso.

Todo funciona mediante unos sistemas hidráulicos por los que circulan 15.000 litros de aceite. La RK 5000 se construyó en 1983, así que ha aguantado bien el paso del tiempo. El vídeo está rodado en la República Checa, donde se fabricó el bisho; tras terminar unos trabajos la envían a la zona de aparcamiento para «descansar».

Por @Alvy — 14 de Octubre de 2020

Google Maps: Reseñas - Centro Penitenciario Puerto III

Benito descubrió que hay gente que utiliza la función para escribir reseñas de lugares públicos en Google Maps para valorar los centros penitenciarios españoles. Obviamente, Google no comprueba si has estado allí o has sido «cliente», así que… todo vale. Lugares emblemáticos como Soto del Real, Alcalá-Meco, Puerto III descritos en tono de comedia. ¿O no? Estar, estan todos.

Google Maps: Reseñas - Soto del Real

Instalaciones de primera con unas imponentes vistas a los mejores encofrados que he visto en mucho tiempo. Una gran experiencia. El personal, muy atento.

– «visitante» de Alcalá-Meco

La mayoría –por no decir todas– son más falsas que un euro con la cara de Homer Simpson, pero dan para unas risas.

Por @Alvy — 12 de Agosto de 2020

El último Blockbuster

Con el sugerente nombre de El último Blockbuster en Bend (Oregón) alquilan a través de Airbnb este curioso local que es una especie de revival de las famosas tiendas de videoclubs que invadieron ciudades de todo el mundo allá por los 90 y que acabaron despareciendo por una pésima política comercial y empresarial.

Otros Blockbuster se reconvirtieron en tiendas de ropa o sucursales de bancos, así que este al menos es original.

Tiene un poco de todo: aspecto de local, estanterías de videoclub, pantalla gigante, salón-cama confortable… Hasta expositor de chucherías y aperitivos para que la experiencia sea completa.

Por lo que parece según el calendario está un local muy solicitado. Y es que lo retro siempre tiene tirón.

Relacionado: