Por Nacho Palou — 28 de Marzo de 2016

Lo que se supone que sucede en el vídeo es que el coche de carreras que lo protagoniza se queda sin frenos en el circuito; a partir de ahí, desde el momento en el que el piloto sale por una de las escapatorias del circuito, se supone que el coche va con inercia.

En ese caso el piloto puede estrellarlo de forma controlada contra los muros acolchados o podría intentar pararlo usando la caja de cambios. En cambio, para salvar el coche todo lo posible, el piloto decide cabalgar allí donde la inercia le lleve, aunque se tire toda una vida dando vueltas por las vías públicas.

Dado que llega a circular en sentido contrario y saltándose algunas señales de stop y sin control completo sobre el vehículo ahí queda la duda, ¿fue una maniobra acertada o demasiado arriesgada?

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear