Por @Alvy — 2 de Agosto de 2010

Para el Doctor Frankenstein (pronunciado Fron-kons-tín) resultaba un tanto complicado en su día conseguir cadáveres humanos, así que tenía que robarlos de los cementerios. Ahora en el siglo XXI gracias a los avances de la sociedad es mucho más fácil: pones un anuncio en Internet y diversas empresas se encargarán de «suministrártelos»:

Tipo de contrato: Suministros

Contract Name: Suministro de especímenes humanos congelados (cabezas con/sin cuello y troncos) para su utilización en prácticas quirúrgicas.

Seamos realistas: de alguna forma tienen que hacerlo, pero encontrárselo por ahí buscando licitaciones para proyectos con la administración, como le pasó a Rodri (¡graicas por el enlace, por cierto!) es un poco… WTF!

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear