Por @Alvy — 19 de Noviembre de 2015

Con las montañas de Castle Valley (Utah) como escenario esta semana Théo Sanson caminó casi 500 metros sobre una cinta de un magnífico pico a otro para marcar un nuevo récord del mundo. Este deporte de equilibro se llama slackline y se diferencia del funambulismo tradicional en que se practica con una cinta plana; en el funambulismo se utiliza un cable metálico tenso.

La cantidad de cosas que pueden salir mal en la realización de esta proeza es impresionante; esto hace que se utilice una doble cuerda y el equilibrista lleve además una sujeción de seguridad. Pero mantener el equilibrio sin pértiga es especialmente difícil. Y tal y como explican en el vídeo, tan importante como cruzar el vacío es tender la cinta, que necesita mantener cierta tensión – y cruzarla de lado a lado tampoco es trivial.

Muy apropiado vídeo ahora que pronto se estrenará The Walk en España, la película sobre una historia real que ya se narró en Man on Wire.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear