Por @Alvy — 26 de Septiembre de 2014

¿No te ha pasado nunca confundir el ¡ding! de notificación de otra persona por el tuyo?

Con un poco de habilidad y el ruido de tu propio teléfono puedes gastar esa broma por la calle

El truco es hacerlo en el momento justo y como si la cosa no fuera contigo

Premio para las tres chicas del final que creen que la cosa iba con todas ellas…

¡Ay, qué adicción tenemos!

(Es un «experimento/broma social de la gente de Whatever)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear