Por @Alvy — 21 de Septiembre de 2015

En el CERN permitieron que los rockeros de Deerhoof practicaran un poco con sus instrumentos en las instalaciones del Gran Colisionador de Hadrones – un marco sin duda espectacular. El resultado, eso sí, es un poco ratonero. No está muy claro si los chasquidos y ruidos notas musicales son la música en sí o quizá (ejem) «efectos magnéticos» del LHC que causan distorsiones (cof, cof).

Me quedo con el trabajo de cámara y la emoción del montaje previo. Hubiera sido épica una guitarra eléctrica al estilo de la escena del amplificador de Regreso al Futuro pero con el LHC de fondo ;-)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear