Por Nacho Palou — 18 de Noviembre de 2016

Es obra de un señor holandés y básicamente es lo que parece: una hamaca sostenida por un dron, para dormir la siesta incómodamente con el estruendo de los motores y para hacer tareas sin levantar el culo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear