Por Nacho Palou — 19 de Mayo de 2015

Si se le puede poner un motor a reacción a una bicicleta, se le puede poner a cualquier cosa. También a un kart. ¡Tiembla Mario, tiembla!

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear