Logo Lainformacion.com
< El ¿qué? de Carolina
Gatitos bonsai >

La generosidad bien entendida empieza por uno mismo

Un donante de esperma británico, obligado a pagar una pensión. Una pareja de lesbianas tuvo dos hijos con su semen y ahora una agencia estatal le reclama el pago de varios miles de libras. Andy Bathie, bombero de 37 años, afirma que Sharon y Terri Arnold le garantizaron que no tendría que asumir ninguna responsabilidad afectiva o financiera para con los niños nacidos gracias a su donación. Sin embargo, la Agencia de Apoyo a la Infancia (CSA, en sus siglas en inglés), la entidad gubernamental de la protección de los menores, le ha reclamado el pago de varios miles de libras tras la separación de las madres, ya que su semen había engendrado dos hijos de la pareja de lesbianas, un niño y una niña.

Si es que no se puede ser buena persona.

(Gracias, Iago.)