Por @Alvy — 14 de Julio de 2017

La del centro no: las dos chicas de arriba a la derecha. Un maravilloso ejemplo de estulticia supina combinada con física básica: el «efecto dominó» – que quizá convenga analizar para próximas exposiciones en ese sitio.

Una forma rápida y efectiva de causar caos y destrucción que los propietarios de la galería estimaron en unos 200.000 dólares.

Dicen que la máxima ironía del asunto es que la exposición se anunciaba como «el lugar perfecto para hacerse selfies para Instagram», por las características sociales del arte.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear