Por @Wicho — 25 de Enero de 2011

El conductor de este autobús estaba dispuesto a llegar a su destino independientemente de que un río desbordado cubriera la carretera. Con un par. O sin dos dedos de frente, no se.

(Vía Neatorama).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear