Por @Alvy — 18 de Marzo de 2013

Detener 57.000 toneladas así de golpe no es tarea fácil, como comprobó este capitán:

A pesar de la espectacular colisión entre estos dos cargueros en Singapur, nadie resultó herido

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear