Por @Alvy — 16 de Junio de 2016

Ironía cósmica: el coche anti-incendios incendiado

En un perfecto ejemplo de ironía cósmica que un vehículo anti-incendios acabe incendiado. Sucedió en Vancouver. Como decían en los comentarios,

Es imposible inventarse esto. Espero que no hubiera daños personales, pero esa foto… no tiene precio.

Es como cuando aquel fotógrafo del Ministerio de Trabajo se rompió el tobillo
en un acto sobre siniestros laborales
.

(Vía Neatorama.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear