Por Nacho Palou — 11 de Julio de 2016

Porque hay pocas cosas más desagradables que pringarse la manos con crema: la cabina SnappyScreen es una máquina de vending que aplica protector solar sin tener que tocarla.

Basta con seleccionar el índice de protección solar (FPS) deseado, la altura aproximada y colocarse un protector en los ojos. En 10 segundos estarás bien cubierto de crema, sin haberla tocado.

Así que entre la máquina SnappyScreen, el pájaro cagacrema y el tobogán de Nivea, está claro que los fabricantes de protector solar conocen bien las consecuencias de una insolación de ideas.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear