Por @Alvy — 20 de Noviembre de 2007

Esta historia, que políticos británicos han calificado como catasfrófica mientras otros la denominan el WTF absoluto y definitivo, está en la BBC: UK’s families put on fraud alert.

Al parecer alguien pensó que sería buena idea grabar los datos personales, incluyendo cuentas bancarias, de todas las familias con niños menores de 16 años, en un par de CD-ROMs.

Eso son unos 25 millones de personas de unos 7 millones de familias de todo el Reino Unido.

Entonces los mandó a otra oficina, por mensajero interno, ignorando el protocolo de seguridad.

Como por alguna razón «no llegaron», los grabó de nuevo y los volvió a enviar. WTF ×2.

Al parecer los discos estaban protegidos por contraseña, y no está claro que hayan caído en «malas manos» pero por si acaso ya han activado las alertas avisando a todo el mundo que estaba en la base de datos para que vigile sus cuentas bancarias ante posibles fraudes.

Este gobierno británico es el mismo que pretende guardar bases de datos con identificación personal detallada de todos los ciudadanos, algo que también sucede en otros países como España en mayor o menor medida. En Reino Unido hay un movimiento en particular contra una propuesta de DNI, similar el español, que allí no existe todavía.

Cuando la gente protesta preocupada por la privacidad de sus datos ante robos, funcionarios corruptos o errores, la respuesta típica suele ser que «hay que confiar en que el gobierno sabrá hacer su trabajo y guardar bien esos datos.» W-T-F.

En castellano: Londres pierde en el correo los datos bancarios de 25 millones de personas, incluyendo que «El responsable de Hacienda y Aduanas, Paul Gray, ha presentado su dimisión».

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear