Por @Wicho — 11 de Noviembre de 2010

¿Habéis oído hablar de aquello de las demoliciones controladas?

Pues esta no fue precisamente controlada, ya que esta chimenea de unos 90 metros de altura cayó hacia el lado que no era, llevándose por delante unos cables eléctricos y unas cuantas cosas más, aunque afortunadamente nadie salió perjudicado (salvo el prurito profesional de los de la empresa de demoliciones, claro).

(Photoblog vía MetaFilter y Neatorama).

Compartir en Facebook  Tuitear