Quantcast
Por @Alvy — 11 de Noviembre de 2021

En Tuvalu estamos viviendo las realidades del cambio climático, la subida del nivel del mar, tal y como me están viendo hoy en la COP26. No podemos esperar a los discursos cuando el nivel del mar está subiendo a nuestro alrededor todo el tiempo. La acción climática debe pasar a primer plano. Debemos emprender hoy mismo acciones alternativas y audaces para asegurar el mañana.

– Simon Kofe, ministro de asuntos exteriores de Tuvalu (Polinesia)

Efectista y muy WTFquiano discurso sobre la realidad del cambio climático en algunos países del globo¹ el que dio el ministro tuvaliense el otro día, con motivo de la COP26. El pequeño país de Tuvalu está situado en la Polinesia, en Oceanía, y abarca tan sólo 26 kilómetros cuadrados de superficie repartidos en diversas islas que van y vienen, se hunden o resurgen según varía el nivel del mar (la altitud sobre el nivel del mar es oficialmente 2 metros, con 5 metros en su punto más alto). No viven allí más que unas 11.800 personas, pero su carácter de estado independiente –aunque sea el país miembro con menos habitantes de las Naciones Unidas– le hace titular del famoso dominio de internet .tv.

Si los efectos del cambio climático terminan hundiendo bajo las aguas todas las islas, al estilo Atlántida, serán el primer país completamente sumergido, algo para que sus abogados ya se están preparando dado que se produciría una situación harto inusual en el derecho internacional.

_____
¹ No faltará el gañán que pondrá en duda lo del cambio climático diciendo que el vídeo es un «montaje efectista y exagerado, hecho para televisión» porque no es así cómo trabaja realmente el señor ministro cada día.

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 10 de Noviembre de 2021

La Cutcam es un curioso invento para el que se ha buscando financiación colectiva –con éxito– que consiste en añadir una cámara wifi a las maquinillas de cortar el pelo. El vídeo-promo-anuncio estilo teletienda no tiene nada que envidiar a los clásicos, e incluso la calidad de imagen es mejor. El final con billetes volando no es que sea épico, es la epicidad máxima, casi una parodia de sí mismo; los billetes parece que simbolizan el dinero que te ahorras en peluquerías, porque algún sentido tendría que tener.

La cámara wifi se conecta con el teléfono móvil para ver dónde van las cuchillas en el momento de cortarse el pelo y así conseguir un mejor acabado. Una solución especialmente útil para quienes no tengan pareja o amigos que les puedan echar una mano. En fin, parece que ha gustado así que habrá que ver si la acaban fabricando y sobre todo si hay lluvia de millones como en la promo.

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 28 de Octubre de 2021

Estos curiosos y entrañables engendros que no superan el test del valle inquietante ni en sus mejores sueños han salido de la factoría digital de Soul Machines, una empresa de software que crea avatares completos con rostros, cuerpos, expresiones e interacción con el loable objetivo de poblar el Metaverso… o lo que venga. Lo malo es que los movimientos no resultan todavía demasiado creíbles, las texturas parecen más de cera que las del Museo del ídem y en general son poco convincentes.

Aunque no podemos darles un «aprobado» en algunos segmentos del vídeo hay personajes que vistos de lejos y sin fijarse mucho podrían dar el pego, de modo que todavía existe la posibilidad de que mejoren. Eso sí, resulta un tanto inquietante que se autodescriban en primera persona al estilo HAL 9000: «Me fabricaron con una herramienta llamada DNA Blender…» y cosas así. Lo desafortunado del nombre de la primera muñeca/avatar/personaje que aparece en el vídeo (Viola) cuenta como bonus.

Fernando Alonso recibe con alborozo a sus nuevas compañeras en el Museo de cera


(Vía The Verge.)

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD