Por @Alvy — 1 de Julio de 2015

Respeto para este invento digno de los creadores de la chorrimanguera que consiste en un mando de ducha circular que envía los chorros hacia el centro. Se mete al perro dentro y ¡listo! A darle arriba y abajo con el chorrazo. Tal y como se ve en el vídeo publicitario –que será más exagerado que otra cosa, obviamente– los animalicos «disfrutan encantados».

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear