Por @Alvy — 29 de Junio de 2015

Podríamos llamarlo el dron de los cortacéspedes. Y es tan ingenioso y simple como parece: atar la cuerda y a dejarlo dar vueltas hasta que completa la tarea. Más sencillo imposible. Respeto al inventor; totalmente para quitarse el sombrero.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear