Por Nacho Palou — 28 de Diciembre de 2016

Kissenger es como el Messenger, pero para enviar y recibir besos: la superficie gomosa de estimulación sensorial de un Kissenger capta la posición y los movimientos de los labios de un amante y los transmite vía internet a la superficie del otro Kissenger — suponiendo que no te hayas equivocado al marcar el número de teléfono, ¡agh!

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear