Por @Alvy — 3 de Enero de 2018

Este vídeo es un gran recopilatorio de incidentes entre tranvías y coches e incluso peatones. Golpes de chapa y sustos morrocotudos en su mayor parte – la mayor parte por despistes, por no mirar los retrovisores o por el eterno problema de los ángulos muertos. Desde luego ser conductor de tranvía no parece apto para quienes padezcan del corazón.

No deja de ser irónico que pesa a la lenta velocidad del tranvía (generalmente 15-20 km/h, a veces hasta 30 o 40 km/h máximo en tramos más despejados) la mayor parte de las colisiones «se vean venir». Los conductores de los tranvías incluso parecen totalmente conscientes de dónde están los ángulos muertos de los retrovisores de los turismos –y hacen por evitarlos, acelerando o frenando– pero muchas veces los conductores ni siquiera miran o señalizar antes de realizar las maniobras. De los peatones candidatos a Premios Darwin ni hablamos.

Aunque no se indica dónde están grabadas las imágenes que ha publicado Cristi Cristian en YouTube, por el código GPS sobreimpreso en algunas de ellas se puede ver que están grabadas en Minsk (Bielorrusia) este mismo año.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear