Por Nacho Palou — 16 de Septiembre de 2011

Merece la pena verlo hasta el final.

Bonus: el coche está dañado antes de chocar con el peatón.

¡Gracias Pablo!

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear