Por @Alvy — 18 de Mayo de 2016

Si tu portátil se calienta tanto que podrías freir huevos en su tapa o incluso acabar con lesiones por quemaduras quizá tengas que tomar drásticas medidas como las del protagonista del vídeo: es una solución ga-ran-ti-za-da (¡si el equipo aguanta el «tratamiento»!)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear