Por Nacho Palou — 6 de Mayo de 2015

O eso, o el gato quiere jugar al calientamanos. En cualquier caso, me guardo la excusa del gato loco que no deja usar el ordenador para cuando procrastine cosas del trabajo...

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear