Por Nacho Palou — 23 de Febrero de 2016

La misma escena, los mismos personajes. Distinto grito, diferente resultado.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear