Por Nacho Palou — 30 de Junio de 2016

El cacharro se llama el Dragón Rojo y es un buggy salvaje con tracción a las cuatro ruedas, unos neumáticos enormes —a la sazón del patrocinador— y con potencia suficiente y suspensiones capaces de permitirle rodar a 160 km/h fuera del asfalto, vía Truck Yeah.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear