Por Nacho Palou — 9 de Febrero de 2016

Es muy triste que una galleta deba pasar por quirófano para sentirse apetecible.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear