Por @Alvy — 20 de Octubre de 2017

En esta simulación de Destruction Nation prepararon una larga recta de carretera desértica con cien baches reductores de velocidad consecutivos separados a muy poca distancia. Y luego probaron a enviar coches de todo tipo a distintas velocidades a ver qué pasaba.

Haciendo honor al título del canal, prácticamente la totalidad de los vehículos quedan destrozados. Unos más, otros menos: familiares, deportivos, descapotables… Incluso probaron con camiones, coches de policía y 4x4s… Curiosamente los más antiguos en plan grandote, familiar y un poco «tartanas» son los que salen mejor parados; algunos incluso consiguen mantener la dirección dignamente, aunque todos acaban con alguna pieza de menos.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear