Por Nacho Palou — 15 de Abril de 2016

Para comprobar el funcionamiento de la catapulta de un portaaviones se lanzan vehículos del tamaño de un utilitario.

La catapulta electromagnética sustituye a la convencional catapulta de vapor y funciona de forma parecida a los trenes de levitación magnética o a los cañones de riel, haciendo avanzar el pistón con un motor lineal. Vía Business Insider.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear