Por @Alvy — 19 de Junio de 2015

Además de meterse en el museo de cera de Madame Tussauds y sembrar el pánico acojonando a la gente que va allí a hacerse fotos, todo este montaje de Arnold Schwarzenegger destila un humor friki, friki que los fans apreciarán.

Entre otras gansadas: el Terminator comprándose gafas de sol, encontrándose con otro Terminator «de mentirijillas» en las calles de Hollywood y hasta haciéndose fotos con un palo selfie.

Ante tal realismo, claro, luego compara uno con las (¡ejem!) figuras del Museo de Cera de Madrid y…

Dracula!!!

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear