Por @Wicho — 30 de Enero de 2011

Se ve que al tipo este le pudo el entusiasmo y no sólo encestó el balón sino que se encestó a si mismo… Y atención al que venía detrás, que no frenó ni un poquito
(Vía Neatorama)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear