Por @Alvy — 6 de Diciembre de 2016

En Montreal (Canadá) son comunes las grandes nevadas en esta época y están preparados para ello. Pero se ve que cuando pillan medio por sorpresa a los conductores se producen escenas tan curiosas y casi «coreografiadas» como las de este vídeo, al que se ha añadido una muy relajante y oportuna banda sonora.

Al parecer la calle en cuesión es una cuesta algo empinada, hasta el punto de que no solo irrápido supone deslizarse cual patinador: es que incluso yendo despacio o hasta estando parado los coches sufren el efecto del bajo rozamiento y la ley de la gravedad. Y a un choque sigue un arrastre, otro choque… y así cual bolas de billar.

Lo mejor es que no solo son hilarantes las escenas de los choques de los mastodónticos autobuses arrasando con los automóviles más pequeños, también los hay de furgonetas y hasta coches de policía descarriados, por no hablar del «remate» de los autobuses contra autobuses. Lo mejor es la traca final que supone ver al vehículo quitanieves que también se utiliza para echar sal sobre el asfalto que sufre los mismos efectos del asfalto helado en carne propia.

Un lugar privilegiado para la «diversión» el que tenía quién grabó el vídeo. Si pone una webcam se forra.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear