Por Nacho Palou — 11 de Enero de 2017

Y sólo queda el de sentir la presencia de topos bajo tierra y ser capaz de sacarlos con las manos desnudas. Vía BoingBoing.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear