Por @Alvy — 6 de Enero de 2017

Hoy en día prácticamente cualquier cosa puede ser un «deporte» (¡ya lo vimos en los juegos olímpicos!) Incluyendo éste propio de la época: las batallas de bolas de nieve. Al nivel me imagino que el balón prisionero, el paint ball y similares. El caso es que ahí están: equipos bien protegidos con cascos, gafas y trajes acolchados, listos para lanzar y recibir bolazos.

Lo que me ha enamorado, he de reconocerlo es la máquina de hacer bolas de nieve. «Porque han de ser consistentes pero no duras, de modo que rompan con los impactos».

(Vía Uncrate.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear