Por @Alvy — 4 de Agosto de 2016

El mundo es un lugar indómito y el olor a venganza se huele en las calles. Ahora un grupo de Pikachus se dedica a capturar entrenadores de Pokémon Go con Poké Balls gigantes en medio de la ciudad.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear